*Escribe tu pregunta para encontrar consejos que te harán sentir bien.

¡5 consejos para dormir mejor!

Compártelo Facebook Twitter
Logra un sueño reparador, aún si vives en pareja. La falta de sueño puede hacer que nos sintamos irritadas (cansadas, gruñonas, exhaustas). Esto puede ser porque tu pareja es roncador, o simplemente porque te es difícil quedarte dormida. ¡Te dejamos 5 consejos para que puedas lograr un sueño reparador! Deja tu cama ¿Te despiertas por la noche y encuentras que tu mente corre demasiado rápido para volverse a dormir? Esto puede parecer contra intuitivo, pero si han pasado más de 20 minutos o más desde que despertaste, abandona la cama. Intenta leer un libro en otra habitación, escucha música o tómate algo caliente (pero sin cafeína!) Cuando comiences a sentirte más relajada, vuelve a la cama; estarás menos frustrada y esto te ayudará a dormir. Prueba cubrecamas separados Si tú y tu pareja tienen temperaturas diferentes, ¡Separen los cubrecamas! Haz que cada uno tenga uno acorde a su temperatura corporal, así evitarás pasar frío o calor por la noche y despertar incómoda. Conviértete en una terapeuta posicional ¡Si el ronquido de tu pareja significa mantenerte despierta por horas, debes hacer algo para evitarlo! La mayoría de los ronquidos son causados por personas que duermen boca arriba, es por esto que debes evitar a toda costa que tu pareja duerma en esa posición. Escucha el ruido blanco Si los ruidos son lo que te mantiene despierta, es momento de ponerles fin. Los tapones para los oídos harán que escuches ruido blanco que te dará calma para dormir. Re-alinee sus patrones de sueño Si tu rutina a la hora de acostarse varía dependiendo de tu pareja y sus horarios ¡No más! Tú debes seguir tus propios patrones y cumplir con tus horas de descanso. Cada persona tiene distintas necesidades y hábitos de sueño. El único secreto está en el respeto.

El contenido de esta página web es solo indicativo de conductas que en general son catalogadas como saludables y no son en ningún caso una solución médica. Ante cualquier malestar consulte siempre con su médico. No se automedique.