*Escribe tu pregunta para encontrar consejos que te harán sentir bien.

Cómo construir tu sistema inmune

Compártelo Facebook Twitter

Aprende cómo mantener tu sistema inmune a través de la dieta y los suplementos

Tu sistema inmunitario es una parte importante para mantener tu cuerpo saludable. A medida que se acerca el invierno y tratamos de esquivar el temido clima frío, puede ser un buen momento para pensar cómo puedes darle apoyo a tu sistema inmune.

¿Qué es el sistema inmune?

El sistema inmune es una de las formas clave en el que el cuerpo mantiene una salud normal. Es una colección compleja de células, tejidos y órganos que trabajan en conjunto para ayudar a defenderte contra diminutos invasores extraños como los gérmenes. Los nutrientes pueden desempeñar un papel importante en el apoyo de la función normal del sistema inmune, con vitamina C, vitamina D y zinc.

Seis consejos para ayudar a cuidar tu sistema inmune: Lava tus manos:

Lávate las manos con regularidad antes de tocarte la boca, los ojos o la cara, esto es una forma simple pero efectiva de protegerse contra la captura de gérmenes diseminados por otros.

Crea un arcoíris en tu plato:

Come una dieta sana y equilibrada. Mientras más color haya en tu plato con frutas y verduras, más variedad de nutrientes tendrá. La vitamina C, D y el Zinc son excelentes para mantener un sistema inmunológico saludable.

Duerme tus 8 horas:

La investigación ha demostrado que la falta de sueño puede afectar el sistema inmunitario y aumentar las posibilidades de enfermarse, así que asegúrate de tener suficientes horas de sueño.

Ejercicio:

Se ha demostrado que el ejercicio regular da un pequeño impulso al sistema inmunológico. Intenta hacer ejercicio moderado algunas veces a la semana con actividades como caminar, andar en bicicleta, practicar yoga o nadar. Si haces ejercicio al aire libre, asegúrate de mantenerte en áreas bien iluminadas y de vestirse con ropa brillante cuando esté oscuro afuera. Dile a alguien a dónde vas a estar y asegúrate que puedas escuchar tu entorno. Si tienes asma, ten especial cuidado y usa tu inhalador según sea necesario.

Reduce el estrés diario:

El estrés es algo que todos sentimos en algún momento de nuestras vidas. El estrés prolongado puede tener efectos negativos para la salud, pero se ha demostrado que aprender a controlar el estrés ayuda al sistema inmunitario. Cuando surge una situación estresante, intenta tomarte un descanso de cinco minutos y concéntrate en tu respiración. Trata de relajarte durante al menos media hora cada noche, ya sea leyendo su libro favorito en un baño de tina, viendo televisión o escuchando música.

Considera suplementos para apoyar su dieta:

Tomar suplementos de multi-vitaminas y minerales puede ser una buena idea si siente que a su dieta le falta algo.

¿Cómo pueden los suplementos ayudar a apoyar tu sistema inmune?

Hay una variedad de suplementos que vienen en forma de tabletas efervescentes (disolubles), tableta masticables o píldoras las cuales ayudan a apoyar tu sistema inmunológico, que son:

· Vitamina C
· Vitamina D
· Zinc
· Vitamina A
· Vitamina B12
· Vitamina B6
· Cobre
· Ácido Fólico
· Hierro
· Selenio

Vitamina C

La vitamina C es un nutriente importante para el sistema inmune. No se puede almacenar en el cuerpo, por lo que una ingesta regular es importante para mantener el sistema inmunológico saludable.

¿Cuánta vitamina C necesitas?

La cantidad diaria recomendada de todas sus fuentes de alimentos es de 80 mg para la población adulta en general. El cuerpo no puede almacenar vitamina C, por lo que cualquier exceso se perderá en la orina. Debido a esto, es seguro tomar dosis más altas que la cantidad diaria recomendada. Cuando se toma un complemento alimenticio se deben considerar hasta 1000 mg por día para adultos.

Fuentes naturales de vitamina C

· Verduras de hoja verde
· Tomates
· Kiwi
· Brócoli
· Naranjas
· Porotos verdes
· Frutos rojos

Además te recomendamos

El contenido de esta página web es solo indicativo de conductas que en general son catalogadas como saludables y no son en ningún caso una solución médica. Ante cualquier malestar consulte siempre con su médico. No se automedique.