*Escribe tu pregunta para encontrar consejos que te harán sentir bien.

VIH, una realidad que se puede prevenir

Compártelo Facebook Twitter

El panorama en Chile

Al parecer en Chile, los programas de prevención y educación en la materia no han sido muy efectivos para frenar el contagio. Los casos se han disparado un 96% en casi 10 años, no así el conocimiento sobre el tema. Los estigmas con los que vive una persona contagiada de VIH lleva a que muchas personas continúen discriminando a pesar de toda la información dispuesta y espacios creados para hablar de esto.

Hablemos de prevención

Y tú, ¿te has hecho el examen? Como mencionábamos al comienzo, el VIH es actualmente considerada una enfermedad crónica, tal como la diabetes o la hipertensión. Entonces, ¿por qué tanta gente sigue perdiendo la vida por esta enfermedad? La respuesta es clara: porque no la trataron a tiempo. Si dejas pasar tiempo, si el miedo a conocer si eres VIH positivio o negativo te detiene, puedes estar perdiendo tiempo valioso para tu tratamiento.

Otra forma efectiva de prevenir y que a pesar de ser la más conocida muchas veces se pasa por alto, es el uso correcto de preservativos en todas tus relaciones sexuales, aunque sean anales. La penetración anal es de los contactos sexuales más riesgosos. Durante ese tipo de contacto el recto tiende a tener pequeños desgarros, exponiendo diferentes fluidos (semen, sangre, fluidos rectales, líquido preseminal) con una alta carga viral. De esta manera el riesgo de infección es 13 veces mayor para la pareja receptiva, que para la insertiva.

¿Quiénes deberían hacerse el examen?

Todos podemos estar en riesgo si no hablamos con la verdad. Si has tenido varias parejas sexuales en tu vida y no te has protegido usando preservativo, es mejor salir de la duda; ya que la transmisión de esta enfermedad es a través del contacto con sangre, leche o fluidos sexuales de una persona contagiada.

Si te interesa conocer los síntomas que podría llegar a tener una persona contagiada, estos son: Pérdida de peso y fiebres inexplicadas y repentinas, diarreas crónicas o ganglios muy inflamados.

Red de apoyo

Debemos sumar todos los esfuerzos posibles para frenar el contagio, y esto significa ir más allá de hablar de la enfermedad o las altas cifras que se han dado a conocer en el último año. Debemos ampliar los espacios de conversación fuera de los hospitales y consultorios, sobre todo con el grupo de más alto riesgo, que está dentro del rango de los 15 y 25 años.

El momento de la compra de preservativos podría ser una buena chance para consultar sobre prevención, incluso, sobre cómo realizarse el test y saber si se tiene o no el virus.

Si tienes preguntas sobre un posible contagio o estás en tratamiento y necesitas clarificar dudas sobre la aplicación (horarios o interacciones, por ejemplo), acércate a nuestras farmacias y nuestros químicos farmacéuticos  estarán encantados de ayudarte.


El contenido de esta página web es solo indicativo de conductas que en general son catalogadas como saludables y no son en ningún caso una solución médica. Ante cualquier malestar consulte siempre con su médico. No se automedique.